Búsquedas

Búsqueda personalizada

viernes, 23 de enero de 2009

“Aquí no hay poesía” – Jaime Bayly

Aquí no hay poesía‘Aquí no hay poesía’ es un libro publicado por el peruano Jaime Baily en 2001. Los que conocen a Bayly saben que es un personaje de pocos convencionalismos y este libro no podía ser la excepción.

No es un libro de poesía en el estricto sentido pero el autor logra transmitir desenfadadamente sus pensamientos, y describe en un lenguaje sencillo y moderno sus intimidades, pecados y miserias.

A continuación reproduje un fragmento extraído de ‘Aquí no hay poesía’ , para animarlos a leer el resto del libro.


gente peligrosa

en mi trato diario
con personas de toda índole
he podido identificar
algunas categorías
de gente peligrosa

es bueno desconfiar
por principio
de aquellas personas
que llaman por teléfono
y no se identifican
creyendo seguramente
que con sólo oír su voz
uno sabrá de quién se trata
cuando en realidad
no tenemos la menor idea
y tardamos unos segundos irritantes
tratando de descubrir
quién es aquella confianzuda persona
que nos llama y omite decir su nombre

no vale la pena leer
siquiera por curiosidad
cualquier correo electrónico
escrito con mayúsculas
pues me consta
que sus autores son siempre
personas deplorables
en extremo confundidas
y que rara vez
se lavan las manos

es justo odiar
por tiempo indeterminado
a cualquier individuo
que nos detiene de pronto
inesperadamente
y pregunta con una sonrisa
¿te acuerdas de mí?
cuando por supuesto
no tenemos la más pálida idea
de quién es
y casi con seguridad
tampoco queremos saberlo

es muy conveniente ignorar
(y en ciertos casos insultar)
a las almas inquietas
que llaman por teléfono
antes de las nueve de la mañana
sin importarles despertarnos
o a las desgarradas amistades
que llaman de madrugada
sobresaltándonos
para contarnos una pena de amor
pero es bueno dejar constancia
de que nadie que llame por teléfono
por algún asunto trivial
antes de las nueve de la mañana
o pasada la medianoche
merece respeto
ni compasión

no recomiendo hacer amistad
con personas felices
que no lean por lo menos
un periódico al día

sugiero despreciar
a todas las personas
que mandan e-mails
con cadenas de oración
que debemos prolongar
bajo amenaza de ser víctimas
de algún maleficio
y a las que nos hacen llegar
correos electrónicos grupales
exhibiendo así nuestro e-mail
ante todos los integrantes
de esa odiosa cofradía
a la que nunca quisimos pertenecer

me opongo por último
a hacer citas de amor
por internet
porque me consta que siempre
terminas tomando un helado
con alguna criatura horrenda
y mitómana

eso es todo lo que sé
por ahora
de la humanidad

Jaime Bayly (‘Aquí no hay poesía' )




Más de Jaime Bayly en este blog:
Y de repente un ángel


Otros Artículos Relacionados:



1 comentario:

Poemas dijo...

Como siempre, atina con sus títulos. Aunque, por alguna extraña razón, el remate del poema provoca ternura hacia el personaje. En ese caso, si ahí no hay poesía, su candidez es un poema.

Gracias.